Conde de Floridablanca

Conde de Floridablanca (José Moñino Redondo)

Se trata del Primer Cónde de Floridablanca. Nació en Murcia en octubre de 1728, aunque pronto se trasladó a Orihuela para estudiar leyes en dicha universidad, algo que fue ampliando yéndose a Salamanca a estudiar Derecho o Abogacía.

Fue abogado del Duque de Alba, algo que le valió para entrar en el Consejo de Castilla. Como Fiscal del Consejo, defendió los intereses de la corona por encima de todas las cosas, con mucha contundencia a los instigadores del Motín de Esquilache. Algo que el Rey vió con buenos ojos, por ello Carlos III le nombró Conde de Floridablanca.

El Conde de Floridablanca pasó por varios ministerios entre ellos el de Exteriores (Despacho de Estado). Siendo clave en la Guerra de la Independencia de EEUU, y de cómo la derrota en Gibraltar propició la independencia de EEUU. Y es que D. José Moñion asedió Gibraltar en un momento en el que Inglaterra no paraba de enviar tropas a EEUU para paliar a los rebeldes. Inglaterra decidió no enviar más refuerzos a EEUU y concentrarlos en la defensa de Gibraltar, por lo que los rebeldes americanos terminaron consiguiendo la victoria.

Con la muerte de Carlos III, comenzó la decadencia del Conde de Floridablanca. Tras años de servicio el nuevo rey, aunque continua contando unos años más con sus servicios como ministro, le destituye del cargo. Más tarde sería apresado y enviado a la cárcel tras el ascenso del Conde de Aranda, por su oposición frontal a la invasión francesa.

El Conde fue liberado por Godoy, pero ya no ejerció de nuevo ningún cargo político. Hasta el levantamiento de Madrid del 2 de mayo, que fue cuando D. José Moñino organizar la Junta Suprema de Murcia, para hacer también oposición a los mismos, y finalmente nombrado presidente de la Junta Central Suprema creada tras la victoria de Bailén.

Murió en Sevilla el 30 de Diciembre de 1808, por lo que no pudo ser firmante de la Cortes de Cádiz, que él mismo propició años antes.

 

Conde de Floridablanca

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *