Teatro Romea

La maldición del Teatro Romea

La Historia de la Maldición del Teatro

El Teatro Romea es el principal teatro de la ciudad de Murcia y por tanto, de la región. Se trata de un teatro barroco victoriano, y una belleza inigualable, y un valor incalculable. Pero sobre él pesa una maldición desde su construcción. El teatro se construyó en el cementerio de un monasterio de padres dominicos. El abad del monasterio se mostró en contra de la expropiación de los terrenos y la construcción del teatro, y tal fue el monumental enfado que cogió que maldijo el teatro de forma clara con con tres maldiciones encadenadas.

Las 3 maldiciones del Padre Abad dominico

El padre Abad soltó la primera maldición: el teatro sufrirá un primer incendio al poco de su construcción pero no murió nadie. La segunda maldición hablaba de otro nuevo incendio: el teatro Romea se incendiara de forma completa y solo morirá una persona. Y la tercera y última, el teatro Romea si incendiara completamente cuando esté colgado el cartel de no hay billetes, cuando esté lleno completamente y se haya vendido todas las butacas, y morirán todos los que estén dentro del teatro.

Maldición final.

Pues bien la primera maldición ya se ha cumplido, el teatro se incendió y no murió nadie. La segunda maldición también se cumplió un incendio, que arrasó con casi todo el teatro, y murió una persona, aunque no fue en el incendio, fue 11 de los trabajadores después. La tercera todavía no se ha cumplido. Por eso en el teatro Romea en cada espectáculo siempre dejan una localidad sin vender, la que llaman de la maldición, y para que nunca haya un lleno completo en el teatro y siempre falte para llenarse una localidad, la localidad de la maldición.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *