monumentos

Catedral de Murcia

La Catedral de Murcia – Santa María, es uno de los conjuntos monumentales más importantes de Europa. No en vano, la fachada que asoma a la Plaza Cardenal Belluga, es el conjunto arquitectónico de estilo barroco más importante del mundo. La Catedral de Murcia está elevada sobre una antigua Mezquita árabe o Aljama. Fue Jaime I el conquistador, quien ofreció su ayuda militar y logística a su yerno, Alfonso X, apodado más tarde “el Sabio”, para sofocar la sublevación mozárabe que se había propiciado en Murcia. Todavía en ella, por respeto al tratado de Alcaraz, se permitía a los árabes tener propiedades e incluso una Aljama (mezquita).

En el año 1266, Jaime I “el Conquistador” sofocó la sublevación mudéjar y retomó las viejas costumbres cristianas en la Ciudad. Una de sus primeras actuaciones en la Ciudad de Murcia, como era habitual en él cuando conquistaba una nueva villa, era ofrecer una misa a la Virgen María. En Murcia se ofreció en la Aljama, colocando previamente todos los símbolos cristianos y eliminando los musulmanes.

A partir de ese momento la Aljama se convirtió en sede de culto cristiano. Más tarde cuando se consiguiera el traslado de la sede episcopal, de Cartagena donde residía en la Catedral Vieja, a Murcia, se dotaría el carácter catedralicio del edificio y se ofrendaría a la Virgen María, con el nombre Catedral de Santa María. Fue durante el reinado de Sancho IV cuando se aprobó dicho traslado. Aunque el mismo no contaba con la bula papal correspondiente para su aprobación. El edificio antiguo de la Aljama se utilizó para la nueva sede catedralicia, ya que no fue hasta 1337 cuando se comenzara a construir la catedral actual.

Lo primero que se construyó fue el claustro de la catedral. Es la obra más antigua del actual conjunto catedralicio actual. Todavía hoy se puede ver en Murcia, en el Museo de la catedral. Es de estilo gótico y para poder construirlo hubo que derribar parte de la Mezquita. En 1385 fue cuando comenzaron las obras del conjunto arquitectónico central que conforman la base del edificio de la catedral. Se trata de una planta sobre cruz latina, con la peculiaridad que el cimborrio está colocado a los pies de la cruz y no en el crucero, como en la mayoría de ellas. La Catedral de Murcia tiene diferentes estilos, Gótico, plateresco, renacentista, barroco. Su explicación se debe a que las capillas y cuerpos añadidos al edificio central se realizaron en los 3 siglos siguientes a su construcción.

Torre Campanario de la Catedral

La estructura más importante fue la torre campanario de la Catedral de Murcia. Con 93 metros de altura es la segunda torre más alta de España después de la Giralda de Sevilla. Comenzó a construirse en 1521 (siglo XVI). Pero no se terminó su construcción hasta 1793, debido a unos errores iniciales. La Torre de la Catedral de Murcia cuenta de 5 plantas desde la cimentación hasta la linterna y veleta. El primero y segundo de los cuerpos se construyó relativamente rápido, ya que concluyeron en 1555. Pero a partir de aquí pasaron casi 2 siglos hasta que se completasen los tres cuerpos siguientes. En el segundo, se instaló el archivo de la catedral, lugar elegido al ser zona inundable en las crecidas periódicas del río Segura. La causa por la que se retrasase la construcción del tercer cuerpo y los dos restantes fue porque, bien por el asiento de los cimientos, o por error de cálculo, los dos primeros cuerpos están inclinados. Por ello los cuerpos restantes se tuvieron que construir con una rectificación, poniendo más peso en el extremo de fuera. En este cuerpo se instala el mecanismo del reloj, una obra monumental que se encuentra actualmente en desuso, ya que los relojes de la catedral funcionan actualmente de forma automática. El cuarto cuerpo de la torre de la catedral de Murcia está exclusivamente dedicado a acoger la zona de campanas, o campanario de la catedral. En ella se sitúan 21 campanas, de distintos tamaños y de distintos años de fundición. La más antigua es La Mora, que actualmente podemos ver en el Museo de la catedral, sustituyéndose en su lugar original por una réplica. La campana más grande del conjunto campaneril es la denominada Santa Águeda. Pesa más de seis mil kilos. Seguida de la María Madre de dios, con más de cuatro mil kilogramos de peso. Además ésta es la campana que funciona de horaria, para dar el toque de campanas de las horas, no de los cuartos. Actualmente todas las campanas de la catedral se accionan de forma automática, aunque también se pueden utilizar de forma manual. El último cuerpo de la torre campanario es para el mirador y la linterna. En el Mirador hay una chapa en cada una de las ventanas del mirador con el dibujo de la parte de la ciudad que se ve desde esa ventana. Y en el punto más alto se sitúa la Linterna. Antiguamente se colocaba leña y se prendía cuando había que avisar de algún peligro a los sitios colindantes, ya que desde más de 30 kms de distancia se llega a ver la torre de la catedral en línea recta y en llano. Actualmente está en deshuso y hay un punto geodésico.

Capilla de los Vélez

La capilla de los Vélez fue construida por el adelantado de Murcia, donde más tarde reposarían sus restos mortales. La capilla fue construida bajo el episcopado del Valenciano Rodrigo de Borja, o Borgia, como se solían llamar en Italia, que más tarde fue alzado a la máxima figura eclesiástica de la cristiandad como Alejandro VI. La capilla fue terminada por la familia Fajardo, que ostentaban el marquesado de los Velez, de ahí el nombre de la capilla. Se trata de una capilla octogonal de estilo gótico en honor a San Lucas. En la parte exterior, se puede observar una cadena realizada de una misma pieza de piedra. Cuenta la leyenda (no está probado) que tras su diseño y elaboración, al arquitecto que la realizó le quemaron los ojos para que no pudiera volver a replicarla en otro sitio). Lo que sí está probado fue el pleito que la familia de los Fajardo tuvo con las autoridades de la ciudad, debido a que la construcción de la capilla supuso un estrangulamiento de la calle Olivares.

Altar mayor

En el Altar mayor de la Catedral de Santa María de Murcia reposan, en un sarcófago en la parte izquierda, el corazón y las entrañas de Alfonso X “El Sabio”. El retablo principal del Altar Mayor fue reconstruido debido a un gran incendio que hubo en el conjunto arquitectónico. En el mismo se quemó tanto el retablo antiguo del altar mayor como la bancada del coro. Bancada que fue sustituida por otra regalada por Isabel II a la Catedral de Murcia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *