Bandoleros de la Región de Murcia

bandoleros Murcia

A partir del siglo XVII, y durante todo el siglo XVIII y XIX, proliferaron en la Región de Murcia, al igual que en toda España, los llamados bandoleros. Los bandoleros no son otra cosa que delincuentes, que robaban, mataban, y extorsionaban, a personas para robarle el dinero, o enseres. Algunos se metieron en política e incluso quisieron cambiar la bandera de Murcia. En la mayoría de los casos, los bandoleros robaban a personas ricas y adineradas. Muchos de estos bandoleros, se han ganado fama y prestigio, aunque fuese por su crueldad, en la historia de España. En España hubo bandoleros famosos como José María El tempranillo, o como Curro Jiménez.

Todos estos bandoleros a nivel nacional se focaliza en Andalucía. Andalucía era la mapa del bandolerismo en España. Y en Murcia, al igual que sucede en Andalucía, hay una orografía muy accidentada. Por ello Murcia, Almería, y la Vega Baja de Alicante, son lugares donde dos bandoleros han campando a sus anchas.

Los bandoleros gozaron de tal prestigio, debido a que fueron los primeros y más valientes ciudadanos, que se enfrentaron a los franceses y afrancesados en la invasión francesa de finales del siglo XVIII, y, sobre todo, en la Guerra de la Independencia, como fue el caso del “Empecinado”, cuya leyenda de honor, lucha y lealtad a España llega hasta nuestros días..

En Murcia uno de los casos de bandoleros más famosos fue el de la «Venta puñales» contra «el Periago». La venta es llamada así porque se corrió la voz que este bandolero iba a atracar una venta situada en el municipio de Ulea, en la Comarca del Valle de Ricote. El dueño de la venta armó a cada uno de los sus huéspedes con un puñal o navaja o espada, para que se defendieron los bandoleros. Cuando estos llegaron a la venta todos los huéspedes la suspendieron con un puñal en la mano y la «banda del Vivillo» tuvo que marchar, para finalmente morir en una cueva en Molina de Segura.

Y es que el futuro de los bandoleros habitualmente era la muerte, y sobre todo la muerte prematura, ya que ninguno pasaba de los 20 o los 30 años de vida. En Cartagena, por ejemplo, hay fotos de bandoleros apaleados por el público y mostrados en la puerta del cuartel de la Guardia Civil o de los militares  para que todo el mundo viese el estado en el que había quedado el cadáver, y para que otros bandoleros se fijarán que si hacían esto el pueblo no se lo perdonaría. La zona del Valle de Ricote es una de las zonas donde más bandolero han existido en la Región de Murcia, junto al Valle Perdido, Algezares y toda la Sierra que rodea a la ciudad de Murcia. Se trata de una zona cuya orografía es rica y accidentada. Un valle, por donde surca el Río Segura, entre varias montañas, que resulta espectacular para cualquiera que quiere esconderse y no ser encontrada. Por ello a menudo, las bandas de forajidos maleantes y bandoleros recurriendo al Valle de Ricote para esconderse de las autoridades.

Algunos de los bandoleros más famosos fueron:

  • Juan Manuel Noguera (natural de Pliego)
  • Agustín Hilario (Natural de Torreaguera)
  • Agustín Peñas Buso
  • Diego Muñoz Carreta
  • El Rojo de Totana (Natural de Totana)
  • Juan Pelegrín el Mozo (Natural de Algezares)
  • Francisco Romero (Natural de Algezares)
  • Jaime Alfonso “El Barbudo” (Natural de Crevillente, pero murió en Murcia ahorcado “Ajusticiado)
  • Pedro Abellán “El Peliciego” (natural de Jumilla)
  • El Periago (y la banda El Vivillo)

Cada uno tiene su historia, su leyenda, y su muerte o ajusticiamiento. El común denominador de todos ellos es la temprana edad a la que fallecieron. Pero sus sombras todavía recorren aquellos lugares inhóspitos de la geografía murciana.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *